Coaching Empresarial

El Coaching empresarial es una de las técnicas con la mejor relación coste-eficacia para destacar en el mundo de los negocios.

La meta del Coach consiste en desarrollar conjuntamente con el trabajador el conocimiento, la responsabilidad y la confianza en sí mismo del trabajador. Todo esto se evidencia cuando el trabajador toma decisiones y medidas de éxito y reconoce su implicación en ellas.

 

Se produce el cambio del modelo antiguo "Superior y Subordinados", al nuevo modelo más proactivo, "Lider y sus Expertos"

 

 

 Aplicaciones:

  • Motivación del personal               
  • Delegación
  • Resolución de problemas
  • Creación de equipos
  • Desempeño en las tareas
  • Planificación y revisión
  • Desarrollo del personal
  • Trabajo en equipo
  • Liderazgo
  • Cambios estratégicos
  • Gestión del tiempo
  • Cumplimiento de objetivos

 

 

 

Las empresas que implantan el Coaching entre sus empleados, consiguen una expansión del capital humano:         

El coaching otorga un retorno sobre la inversión de 6 v-e-c-e-s su coste. (Fuente: Manchester Inc. EEUU)

Empresas que combinan el coaching con sus programas de formación mejoran la rentabilidad con 85% -versus 23% con sólo formación. (Fuente: Public Personnel Management, RU)

100% de los empresarios indican una mejora a nivel de la comunicación, el trabajo en equipos, el liderazgo, el servicio a los clientes y a la hora de establecer objetivos. 

En la gestión empresarial, no existen  tanto las buenas o malas estrategias, como la buena praxis a la hora de aplicarlas. El coaching hace posible adaptar cada estrategia al grupo que las ha generado.  

COACHING EJECUTIVO:

Es el proceso que realizo con un ejecutivo, es decir, con una persona que actúa  sobre un grupo. Mi primer trabajo consiste en que el ejecutivo defina sus objetivos y que estos estén alineados con los objetivos de la empresa. Tras esto, se pasa al CÓMO lograr estos objetivos, que es lo que marca la estrategia de la empresa.

No se trata de esforzarse más, sino de realizar un esfuerzo de mayor calidad.

“El buen líder no lucha por ser primero, sino que es el primero en luchar”.